Decomanitas: Decoración vintage, DIY y reciclaje creativo

Genuina cabaña de madera sobre los árboles para vivir

¡Mira qué genuina cabaña de madera sobre los árboles para vivir diferente! Es la auténtica casa del árbol, la que todos hemos soñado alguna vez. Vivir y dormir a la altura de los nidos de las aves, y verlo todo a vista de pájaro desde arriba… (Aquí puedes ver más Casas con encanto…)

Un espacio muy diáfano donde la oscuridad de la madera se tiñe de luz natural…

¡Seguro que las cosas y las ideas adquieren una nueva dimensión…! Podría ser la casa de mi sueños, aunque difiere mucho de las casas que sueñan otros, de eso estoy segura… No es ostentonsa; sólo sencilla y acogedora.  Lo que me lleva a pensar que el lujo es un concepto diferente según para quién… Por cierto, es también una oda al reciclaje, pues casi todo lo que ves aquí son materiales de derribos. La he visto en un blog que me encanta, A beautiful mess, y enseguida he quedado prendada…

Un columpio ideal hecho en macramé… ¡Lo quiero…!

Corro a compartirla porque me gusta todo de ella: su estilo rústico muy auténtico y sus pocos, pero característicos toques de decoración vintage y shabby chic. Y para colmo, viene de un blog que se llama Design the Life you Want to Live… ¡Madre mía, hasta esto me gusta! ¿Tendré un alter ego en algún otro lugar del globo?

Aquí se ven perfectamente los pilares de tronco de árbol, y el tobogán para bajar (como salida alternativa). 

La casita del bosque, para los más curiosos, está situada en Ontario (Canadá), y pertenece a una pareja encantadora… La comenzaron como una cabaña para los niños, y terminó siendo también el refugio para los adultos… En realidad es una segunda casa, situada en el terreno que hay detrás de la casa principal.

Otra vista que te hará pensar en las casas de los primeros colonos del Oeste…


Me encantan los toques vintage aquí y allá, así como la pizca de humor de este  señalizador…

Una barra en el porche para compartir buenos momentos…


Pomo y cerradura vintage en plata vieja: ¡ideales!


Otra vista del porche: no muy ancho pero suficiente…

Salir de la versión móvil