Decomanitas: Decoración vintage, DIY y reciclaje creativo

¿Qué colchón me compro? 5 criterios para elegir bien

¿Has contado el número de horas que pasas durmiendo? Hazlo y te sorprenderá lo importante que es elegir un buen colchón para pasar noches de descanso, agradables y reconfortantes. Probablemente, se trata de una de las compras más importantes.

Peso, postura, temperatura, calidad, materiales… Existe una oferta tan variada que decidirse puede resultar muy complicado. Además, las variaciones en los precios también son significativas.

A continuación te damos algunos consejos sobre cómo comparar y elegir el colchón que mejor se adapte a ti.

Valora el estado de tu colchón

Antes de comprar un nuevo colchón, es importante analizar y valorar el que estás usando actualmente. No solo para decidir si es el momento oportuno para el cambio, sino porque también te dará pistas sobre la elección de tu nuevo equipo de descanso. 

¿Qué tipo de colchón tienes ahora? ¿Es de muelles, de látex, viscoelástico? ¿Sueles despertarte por la noche debido al calor o a algún dolor concreto? Todas estas preguntas podrán darte pistas en tu elección.

Por otro lado, también es recomendable que valores el estado de tu somier. Fíjate en si se conserva en buenas condiciones o si, por el contrario, es necesario cambiarlo junto con el colchón. Ten en cuenta, asimismo, si es compatible con el tipo de colchón que piensas adquirir. 

Compara e infórmate

No compres un colchón a ciegas o basándote solo en campañas de publicidad. Es fundamental que valores tus necesidades reales y te centres en buscar el tipo de colchón que tu cuerpo y tu forma de vida requieren. 

Te recomendamos leer comparativas y opiniones online, así como fijarte en las garantías y formas de prueba de cada marca y modelo de colchón. También puedes aprovechar ofertas puntuales y estar atentos a las diferentes promociones.

Aspectos a tener en cuenta cuando compares colchones online:

¿Cómo duermes? Es importante saber en qué postura solemos pasar las noches para determinar el tipo de colchón que mejor se adapte a nuestro cuerpo. Si duermes boca arriba, por ejemplo, los colchones con una mayor firmeza sujetarán mejor tu espalda. En cambio, si duermes de lado, se prefieren colchones viscoelásticos algo más blandos pero que respeten la curvatura natural de tu columna. 

En caso de que pases calor durante la noche, sudes mucho o vivas en un clima cálido, los colchones de muelles serán los más frescos para ti. Por el contrario, los colchones en látex retienen más el calor.

A mayor peso, mayor firmeza. Los colchones más flexibles, por su parte, deberán reservarse a personas con menor corpulencia, a fin de que su peso se distribuya mejor.  

Es importante tener libertad de movimientos también durante el descanso. Si sueles moverte mucho de noche, te recomendamos no optar por un colchón demasiado blando. Te hundirías en él y te costaría mucho girarte o moverte. Opta por colchones de mayor firmeza para mayor libertad de movimientos.

Gracias a la tecnología actual, puedes elegir entre muchos colchones para no molestar a tu pareja durante las horas de sueño. Lee con atención las prestaciones e indicaciones de cada colchón, ya que son muchas las combinaciones de materiales que te proporcionarán una independencia de lechos óptima.

Cuida tu nuevo colchón

La mayoría de fabricantes y expertos recomiendan cambiar el colchón tras 10 años de uso, aproximadamente, ya que van perdiendo sus propiedades, como la consistencia y el grosor. Para que lleguen al final de su vida útil conservando al máximo sus beneficios, te recomendamos lo siguiente:

¡Renueva tu habitación!

Si el presupuesto te lo permite, el cambio de colchón puede ser la excusa perfecta para adaptar tu dormitorio a tus necesidades. Una almohada cómoda y ropa de cama adecuada y en tonos suaves harán tu descanso aún más reparador y placentero. 

Aprovecha las promociones y descuentos que ofrecen muchos vendedores y hazte con un equipo de descanso renovado y a tu medida.

Esperamos que todos estos consejos te sean de utilidad a la hora de cambiar tu colchón. No retrases el momento: tu salud y bienestar lo agradecerán. Elige bien el tipo que más se adapte a tu cuerpo; la firmeza y sujeción necesarias para tu espalda; el material para su transpirabilidad y temperatura; el tamaño adecuado para tu dormitorio; etc. 

Compara, lee y déjate asesorar por expertos, pues la mayoría de vendedores ofrecen asesoramiento gratuito y profesional. Aprovecha rebajas y ofertas para ajustar tu presupuesto y, si es posible, añade un extra a tu confort con nuevos complementos y ropa de cama. 

Feliz compra y mejor descanso.

Salir de la versión móvil