Decomanitas: Decoración vintage, DIY y reciclaje creativo

Separador de ambientes DIY con lanas de pompones

Este separador de ambientes lo puede hacer cualquiera independientemente de su habilidad para las manualidades y su presupuesto… ¡Os lo digo yo, que lo hice para mi propia casa sin ninguna dificultad y gastando unos 15 euros!

Se trata de un separador de ambientes DIY con lanas de pompones perfecto para dividir espacios de forma sutil. En este caso, se trataba de dotar de un poco de intimidad al salón-comedor en un dúplex en la playa.

Nos «crujía» mucho abarcar con la vista de una sola vez todo el espacio de la planta superior (cocina, escalera, salón-comedor y terraza). De ahí surgió la idea de poner «un algo» que reuniera varias condiciones: ser económico, fácil de hacer y montar DIY y que aportase un acento original a la decoración de la casa.

La solución vino en forma de «idea-bombilla» al ver estos ovillos de lana con pompones a precio de saldo en un outlet de cosas del hogar… La barra de madera (un simple listón redondo comprado en BricoMart) y la lana de pompones en azul real fueron la solución perfecta.

La cortina ni estorba ni quita luz, y además aporta un toque boho chic muy personal a la decoración interior.

Construcción del separador de ambientes paso a paso

1 Cortar el listón de madera redondo a la medida deseada. Puedes hacerlo con una sierra de arco sencilla si no dispones de una eléctrica. Se puede lijar un poco el borde del listón cortado.

2. Tomar medidas de la altura que se desea para los flecos y cortar justo  el doble. Doblar por la mitad y formar una U con la lana justo donde se dobla. Ahora, pasar los extremos de la lana por esa U, rodeando la barra de madera.

3. Realizar la misma tarea con el resto de los cabos de lana. Ir uniendo o separando según lo translúcida que se desee que sea la cortina.

Montaje del separador de ambientes paso a paso


1 Anudar una cuerda en cada extremo del listón con varias vueltas. Inicialmente teníamos dos tipos de cuerdas diferentes para elegir, y optamos por la más rústica.

2 Sujetar al techo de la forma más simple posible, ya que el separador de espacios apenas pesa. La forma más ortodoxa de colgar el invento es taladrar el techo, poner  un taco y ajustar una hembrilla a cada lado. También se puede hacer algo más informal clavando algún tipo de colgador sencillo para traseras de cuadros con martillo y un par de puntas (opción alternativa si no te manejas con el taladro).

¿Te ha gustado este proyecto de decoración DIY? ¿Necesitas separar ambientes y no sabes cómo hacerlo? Nos encantará escuchar tus comentarios.

Si te ha gustado esta idea, no te pierdas este otro proyecto para separar ambientes con una estantería de cajas de madera para fruta.

Salir de la versión móvil