Decomanitas: Decoración vintage, DIY y reciclaje creativo

Ventanas correderas: ¿cuándo siguen siendo la opción ideal para una casa?

Las ventanas correderas tienen ventajas en salones con grandes cristaleras.

Si eres de los que te resistes a abandonar la comodidad de las ventanas correderas, sin duda tienes buenas razones para hacerlo. En este post vas a descubrir cuándo son la opción ideal para una casa, y qué ventajas aportan frente a otras opciones.

¿Quieres aprovechar al máximo el espacio de tu hogar y disfrutar de luz natural en abundancia? Las ventanas correderas son la solución perfecta, y vamos a explicarte las razones…

La principal ventaja de las ventanas correderas es que permiten aprovechar al máximo el espacio en tu hogar. Al no requerir espacio adicional para abrirse y cerrarse, estas ventanas son ideales para habitaciones pequeñas o espacios limitados.

Pero eso no es todo, las ventanas correderas también ofrecen la oportunidad de disfrutar al máximo de la luz natural. Con sus paneles de vidrio más amplios que en otros modelos, estas ventanas permiten que la luz entre en tu hogar, creando un ambiente luminoso y acogedor. Sin duda, si tienes una casa falta de luz natural, la mejor opción son las ventanas deslizantes, que te permiten disponer de una mayor superficie transparente y menos marco que otras opciones del mercado.

Además, las ventanas correderas son ideales para conectar espacios interiores y exteriores, como porches o jardines. Con solo deslizar las ventanas, puedes unificar ambos espacios, creando una sensación de amplitud y permitiendo una conexión fluida con el exterior en el caso de las puertas deslizantes.

Otra razón de peso para instalar esta modalidad es cuando se trata de grandes ventanales, que de otro modo ocuparían un gran espacio al abrirse.

Características de las ventanas correderas

Las ventanas correderas son un tipo de ventana que se desliza horizontalmente para abrirse y cerrarse. Están compuestas por paneles de vidrio que se mueven suavemente sobre rieles, lo que las hace fáciles de usar. Se las ha tildado de complicadas de limpiar, ya que la parte externa está menos accesible que en otros tipos de ventanas, y además los surcos que alojan los rieles tienden a acumular suciedad. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: la posibilidad de sacarlas de su riel de forma cómoda hace de este modelo de ventana el ideal para muchas viviendas.

Espacios ideales para ventanas correderas

Las ventanas correderas son especialmente útiles en estos espacios de la casa:

Habitaciones infantiles y juveniles
Son cuartos multiuso en los que se duerme, se estudia y se juega. Por esa razón, hay que aprovecharlos al máximo. A menudo, se aprovecha el espacio poniendo el escritorio bajo la ventana, o es justo debajo de ella donde se instala la cama, pegada en toda su longitud a la pared. En ambos casos, las ventanas batientes resultan molestas e incluso peligrosas, por lo que las ventanas deslizantes son una solución mucho más cómoda y segura.

Cocinas
Las cocinas con ventanas son un lujo en muchas casas, ahora que los arquitectos tienden a interrumpir el paso de la luz a la cocina interponiendo un tendedero. Normalmente, se ubican sobre la encimera, lo que hace engorroso utilizar ventanas batientes, que al abrirse dificultan la utilización de la superficie de trabajo. Por esa razón, las ventanas deslizantes siguen siendo la opción preferida en estos lugares, que necesitan una ventilación constante mientras se cocina.

Salones
El aprovechamiento del espacio en el salón obliga a menudo a disponer el sofá justo debajo de la ventana, una buena opción, además, para aprovechar la luz natural mientras leemos. Precisamente para que no molesten con sus hojas desplegadas hacia el interior, las ventanas correderas se consideran una de las mejores opciones para salones pequeños.

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir ventanas correderas

Al elegir ventanas correderas para tu hogar, hay varios factores que debes tener en cuenta. El PVC es el material que se ha hecho más popular en el mercado, gracias a sus propiedades aislantes y su fácil mantenimiento.

Otro factor a considerar es el tipo de acristalamiento. Las ventanas correderas cuentan con diferentes tipos de acristalamiento, como vidrio sencillo, vidrio doble o vidrio laminado. Cada tipo de acristalamiento ofrece diferentes niveles de aislamiento térmico y acústico, por lo que es importante elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. Las ventanas de doble vidrio con un buen ajuste son perfectas para la mayor parte de nuestra geografía, especialmente para aquellos lugares donde los factores climatológicos son benignos.

Mantenimiento de ventanas deslizantes

Puedes limpiar los rieles con un cepillo de cerdas suaves o un paño húmedo, y los marcos con un detergente suave y agua. Además, es importante lubricar los rieles de las ventanas correderas regularmente. Esto garantizará que las ventanas se deslicen sin problemas y evitará cualquier tipo de fricción. Puedes utilizar un lubricante en aerosol para este propósito. También debes revisar regularmente los sellos de las ventanas para asegurarte de que estén en buen estado. Los sellos desgastados o dañados pueden dejar pasar el aire y el agua, lo que afecta a la eficiencia energética de tus ventanas. Si encuentras algún sello dañado, debes reemplazarlo lo antes posible.

En resumen, si estás buscando aprovechar al máximo el espacio en tu hogar y disfrutar de mucha luz natural, las ventanas correderas son la elección perfecta. Ofrecen una serie de ventajas y usos que te sorprenderán, desde maximizar el espacio en habitaciones pequeñas hasta conectar espacios interiores y exteriores. Asegúrate de tener en cuenta los factores que hemos citado al elegir ventanas, y no dudes en buscar la ayuda de profesionales para su instalación.

Y si necesitas consejos para reformar una vivienda, no te olvides de seguir los que te damos en este otro post.

Salir de la versión móvil